dimecres, 26 de gener de 2011

D'allà d'on vinc

Espero que el demagog de Javier Arenas no arribi mai a governar la terra que va veure nàixer els meus pares i avis.

Gracies Monzó per la teva brillant reflexió (article sencer).

Arenas y los suyos –y la mayor parte del PSOE también– desean una Catalunya en la que los inmigrantes, vengan de donde vengan, lo sean a perpetuidad. Si son andaluces los que llegaron aquí en el sevillano, con su famosa maleta, pues que lo sean ellos y todos sus descendientes. Les encanta que, generación tras generación, sigan sintiéndose extraños en la tierra en la que nacen. Y que sean ellos los que integren a los indígenas a su cultura, para, así, diluirse todos en un país de inmigrantes eternos, culturalmente teledirigidos por las cadenas de telebasura: ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos. De esa forma –calculan Arenas y los suyos, y los otros, y los de más allá– dispondrán por los siglos de los siglos de una suculenta bolsa de votantes amargados, fruto del recelo que les inculcan hacia el repugnante país en el que viven.

2 comentaris :

stratosergio ha dit...

Tristemente es más de lo mismo...

Lo curioso es que con esa defensa de la pobrecita España y las afrentas que sufre de esos malvados del noreste peninsular, alguno que otro a quien el tema España/Catalunya siempre se la había traído floja ha visto nacer un sentimiento independentista que va creciendo y creciendo...

miki ha dit...

estoy con Sergio. siendo hijo de padres extremeños, cada vez mas me fue creciendo el sentimiento independentista gracias a toda la basura que vierten sobre mi tierra y sobre los de mi tierra.